Infancia y salud
Meningitis, causas y síntomas
Es una de las enfermedades que más preocupa a los padres debido a que las consecuencias de no detectarla a tiempo pueden ser graves
31/01/2016

Meningitis, causas y síntomas
Meningitis, causas y síntomas

La meningitis es un proceso inflamatorio agudo que afecta a las leptomeninges que son membranas que cubren todo el sistema nervioso central. En la mayor parte de los casos está causado por la incidencia de un virus. La meningitis bacteriana es menos frecuente pero suele ser mucho más grave y puede ser muy peligrosa si no se trata con inmediatez. Otras causas son intoxicaciones, hongos, parásitos, alergias o irritaciones por medicamentos y otras enfermedades. La meningitis viral en ocasiones no se llega a diagnosticar ya que sus síntoma pueden confundirse con los de una gripe.

Puede ocurrir a cualquier edad pero dado que es contagiosa es más frecuente en personas que están en espacios cerrados. La población infantil es la más sensible y tiene especial incidencia sobre menores de 10 años. Con las nuevas vacunas frente a las cepas de bacterias causantes más frecuentes (Neisseria meningitidis C, Haemophilus influenzae b y Streptococcus pneumoniae) y los antibióticos más efectivos ha disminuido su incidencia y ha mejorado el pronóstico de la infección, pero no así de las secuelas y la mortalidad.

Las meningitis cuyo origen es vírico con más frecuentes que las bacterianas y son más leves. Con mayor frecuencia, suele darse entre finales del verano y principio de otoño, afectando con mayor frecuencia a niños y adultos menores de 30 años. Sin embargo, la bacteriana es muy peligrosa y necesita de tratamiento inmediato. Los síntomas suelen aparecer súbitamente y pueden ir desde fiebre y escalofríos, especialmente en menores y recién nacidos, hasta náuseas, vómitos, dolor de cabeza, rigidez de cuello, sensibilidad a la luz e incluso confusión y cambios en el estado mental. Otros síntomas que pueden ocurrir son irritabilidad en los niños, respiración rápida agitación etc. 

El diagnóstico precoz es importantísimo para saber si el causante es bacteriano y poder actuar con rapidez.

Las manifestaciones clínicas de las meningitis causadas por bacterias son distintas según la edad del niño, siendo la sintomatología más inespecífica y sutil cuanto más pequeños son. En bebés y menores de un año se manifiesta por vómitos, irritabilidad, malhumor, poca actividad o inapetencia. Los recién nacidos pueden no presentar síntomas claros como fiebre, dolor de cabeza o rigidez de cuello como sí que se dan en niños mayores. En estos pacientes es difícil distinguir de otras causas si no se realizan las pruebas oportunas. En el caso de niños mayores presentan fiebre alta, dolor intenso de cabeza, rigidez de cuello en el transcurso de unas horas hasta un par de días. Otros síntomas que pueden aparecer son vómitos y náuseas, fotofobia, somnolencia e incluso confusión mental. En todos los casos, si la infección avanza, puede haber episodios de convulsiones.

El diagnóstico se realiza por sintomatología, acompañada de una punción lumbar para analizar el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (LCR) del niño, hemocultivos y radiografía torácica.

El tratamiento está orientado a aliviar los síntomas con reposo, ingesta de líquidos y analgésicos. En el caso de ser bacteriana se hospitaliza y trata además con antibióticos.








Noticias
Información
 
Redes sociales

Córdoba Sana © 2010-2016
Diseñado por Óscar Córdoba